Medicina Escolar

Medicina Escolar

Otra vuelta de tuerca para una atención integral a las necesidades infantiles y juveniles

En una conferencia en enero de 1921, Rudolf Steiner  aludió a la importancia de la figura del médico escolar.

A modo de introducción, es preciso recordar como la figura de los orientadores escolares se ha ido implantando en los equipos de profesionales de los colegios e institutos. Este trabajo, que suele estar desarrollado por una psicólog@ o una pedagog@, ha cobrado tal trascendencia que, a día de hoy, es imposible pensar en una educación bien planificada sin esta figura de orientación.

A nuestro modo de ver, la introducción de un médico con una amplia formación biológica -como cabría esperar-, psicológica y sociológica es una considerable ayuda para un equipo multidisciplinar, dado que, en la atención a la infancia y la juventud, es preciso articular soluciones múltiples y variadas, crear lineas de intervención alternativas a las prototípicas, estudiar e investigar... ir más allá. Sobre todo cuando los problemas del neurodesarrrollo que influyen en el aprendizaje y el comportamiento afectivo y social se presentan como múltiples y complejos.

Volviendo  a Rudolf Steiner y parafraseando una parte de la citada conferencia para maestros:

"Esa institución del médico escolar debería ser implementada y debería ser configurada de manera tal, que pueda ser aceptada por la opinión publica. Debería ser creada una institución especial del médico escolar. Esa institución del médico escolar, que conoce a todos los niños y los tiene siempre en su atención, siempre presentes; se trataría de una ocupación de tiempo completo, tendría que estar siempre al servicio de la tarea… Tendría que ser alguien, quien ocupe un  lugar pleno en toda la escuela.”

Al poco tiempo se logró la realización de esta meta. En el médico austriaco, Dr. Med. Eugen Kolisko había sido hallada la personalidad que estaba dispuesta a insertarse plenamente a esa escuela (primera escuela Waldorf en Stuttgart) en evolución, que por entonces tenía un año y medio de actividad. Lo especial de esa concepción del médico escolar es, que no se trata de medidas higiénicas generales, tales como revisiones escolares y aclaraciones acerca de esto y aquello, sino acerca de la concepción de una nueva especialidad en el ámbito médico. El médico escolar es requerido como médico especialista para la fisiología del aprendizaje y del desarrollo en la edad infantil y la edad juvenil:

El médico especialista para la medicina preventiva en forma de una educación que no solamente quiere transmitir conocimiento, sino que didácticamente trata todo lo que debe saberse, de una manera tal, que predispone, fomenta y cultiva la salud.”

Eugen Kolisko (1893-1939) ha establecido la imagen profesional del médico escolar de la Escuela Waldorf. Era conocedor del estado de salud de todos los alumnos. Durante la mañana, ejercía la actividad plena en la escuela. En el ciclo superior daba clases de  primeros auxilios, biología y química. Concurría en las clases, observaba determinados niños, hablaba con los maestros y los padres acerca  de su estado de salud. Por la tarde, cuando atendía en su consultorio, recibía alumnos, maestros o también padres, para su tratamiento médico o para brindar su consejo.
A partir de allí numerosos médicos continuaron el camino realizado por Eugen Kolisko, primero en forma individual, y a partir de 1978, con la realización de un congreso anual de los médicos escolares  de las escuelas Waldorf realizado en el Goetheanum en Dornach, Suiza. Este impulso fue gracias a las doctoras Michaela Gloeckler y Claudia Mc Keen, quienes hasta hoy participan en la configuración de los trabajos de formación y desarrollo de la carrera del médico escolar.
El 10 de Julio de 2004 fue la fecha de la primera reunión de los médicos escolares sudamericanos en la Argentina. Se produjo con motivo del IPMT (internacional Postgraduate Medical Training) y gracias a la colaboración de la Dra. Michaela Gloeckler. Allí fue el punto de partida de un camino en conjunto de los médicos interesados en la medicina escolar en el ámbito de Iberoamérica (Fuente: www.medicosescolares.com.ar )

En Asturias existen varios facultativos que cultivan su propia linea de trabajo integrándose y colaborando con equipos multidisciplinares orientados al desarrolo infantil y juvenil en todos los ámbitos: academico, biológico, psicológico y social. Estas lineas de trabajo tienen paralelismos con lo expuesto  en los párrafos anteriores, por eso consideramos que es preciso mencionarlo. Y, aunque somos conscientes que lo expuesto es más un desideratum que una realidad como la de los orientadores escolares, este camino ya se ha empezado a andar.

Uno de estos facultativos es el  Dr. Marcelino Noriega, neuropediatra, Jefe del Servicio de Neuropediatría del Hospital Valle del Nalón, activo investigador y, a nuestro modo de ver, buen integrador de la complejidad biológica, psicológica y social de nuestros chic@s de cara a la solución de las dificultades del neurodesarrollo.

Otro es el Dr. José Mª Uncal Jiménez de Cisneros, especialista en Psiquiatría, Master en Psicología Médica y en Terapia de Conducta, entre otros. Con más de 40 años de práctica Clínica, Docente, Investigadora y coautor de varios libros y publicaciones. En la actualidad; el Dr. Uncal combina la citada actividad profesional con la codirección, junto con el Dr. Ángel R. López, neuropsicólogo, del Área de Neurociencias del Instituto Uría de Ciencias Aplicadas a la Educación.

 

Áreas de intervención

Puede acceder a cada una de ellas para obtener más información.

Psicología

Pedagogía

  • Habla
  • Lenguaje oral
  • Lecto-escritura
  • Estimulación del Lenguaje

También le puede interesar

page.php